jueves, 4 de noviembre de 2010

Contra la cautividad (3)



Surgen como lágrimas. O eres su tierra de cultivo. ¿Quién dijo que nada puede crecer entre las rudas aristas de tu alma?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada