sábado, 6 de noviembre de 2010

Contra la cautividad (5)


No las envidias. Te horroriza el perfil idéntico que las incapacita para reconocerse. Y ni siquiera alcanzaron la cumbre de sus sueños. Tú eres libre. Ellas son las frustradas. Sólo aliviadas por la humedad de la tierra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada