jueves, 9 de febrero de 2012

marcado, y 10



Nada queda de la antigua pesadumbre en su rostro. La mirada es limpia y la piel se distiende. Los ojos miran lejos y la sonrisa abre las puertas de otro mundo. Al individuo que le pregunta por sus marcas, él se las ofrece con bondad.

38 comentarios:

  1. Es cierto: una sonrisa es una puerta abierta. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Jamás avergonzarse de las cicatrices: son signo de que se ha presentado batalla. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. José Luis. Sobre todo si no es una mera sonrisa mcdonald.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Salomé, la razón te guía. Como poco son signos de eso. Luego cada cual sabe si uno resulta vencedor, perdedor o en tablas.

    Buena noche.

    ResponderEliminar
  5. Los ojos están hechos para mirar lejos, te doy toda la razón; y en palabras de Cortázar, "los ojos son para ver las estrellas". Siento deseos de meterme bajo esa piel que nos has ido desvelando poco a poco, creo que ha sido una metamorfosis plena de signos y belleza. Si la historia acabase aquí me daría por satisfecho completamente.

    y por cierto, Jean... yo una vez trabajé en McDonal`s...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Cortázar era infinito, por eso viene bien tu cita. Bueno, creo que no conviene prolongar más algunas historias. Esa piel mecánica de estas fotos es sorprendente. Adoro los juguetes antiguos, hoy piezas de museo, siempre tan ingeniosos como intrigantes.

    Un abrazo, Elchiado.

    ResponderEliminar
  7. Ha encontrado su esencia verdadera,ya no reprime lo que es ni busca preguntas, se acepta; por eso mira limpio y al frente.
    Después de ver las demás fotografías tomadas desde otros ángulos, ésta me
    ha gustado por la claridad; la oscuridad va dejando paso a la transparencia y desde mi punto de vista has sabido enseñar lo que con tus palabras ibas construyendo.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hacía algún tiempo que no visitaba este blog, y ese tiempo me muestra ahora la dimensión de mi pérdida; o más bien 'desfase', pues nada está perdido.
    Me pareció excelente, esta serie 'marcados'. Veo esta sucesión de textos cargada de simbolismos y sugerencias, con la profundidad filosófica que cada uno le quiera dar.
    Un abrazo, Jean

    ResponderEliminar
  9. En 1 pareces anunciar una busqueda casi arqueológica por el misterio detrás del rostro. Aquí, luego de la respectiva dialéctica entre la mariposas y un observador creador lo que tenemos es el nacimiento de la vida en aquello que ve sus marcas no como accidentes sino como su propio carácter. Pensé que el sueño de Chuang Tsu era la mirada del viendo como los hijos rompen el cascarón de las facciones heredadas.

    Gracias por hacer pensar y saludos desde la Olla.

    ResponderEliminar
  10. magnífico espacio, una delicia!

    abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Interesante espacio.Me gusta. Seguiré visitándote.Gracias por seguirme. Te envío un fraternal saludo deseándote un lindo día, lleno de bendiciones para ti.

    ResponderEliminar
  12. Mariola. Pretendí un increscendo desde el ceño más oscuro hasta esta última de apariencia alegre. No estoy tan seguro de esa claridad que se pretende alegría. ¿Has observado que la alegría de un muñeco es desasosegante? Sobre todo la de los muñecos de otro tiempo. Este no es un muñeco cualquiera, es un payaso mecánico, por lo que el desasoseigo que me produce se intensifica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Luis, estimulan mucho tus palabras. Dejarse llevar por la personal lectura de una fotografía, es decir, sobre un objeto, permite como poco ensoñar. Los simbolismos son estructuras un tanto oníricas, aunque los humanos los desarrollemos en nuestro mundo consciente.

    Muchas gracias por tu comentario, un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Pierrot, pero no un carácter cualquier, anodino, inerte. Un carácter que se reclama de un valor incluso moral, el de la libertad. Principio biológico como pocos que en la especie humana se desarrolla con tantas cortapisas. Chuang Tse soñó que una mariposa, tal vez todos hemos soñado alguna vez eso.

    Comparto contigo el interés de que nos hagan pensar. Un viaje de ida y vuelta de afortunados Sapiens.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Patricia, se agradece tu aterrizaje. Disfruta de lo que se te antoje, con libertad plena.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Darwin, agradezco tus bendiciones que espero tengan forma de pensamientos e indagaciones sobre la vida.

    Para ti también.

    ResponderEliminar
  17. Jean:
    He leído la serie entera Marcados. Hacía tiempo que no venía. Esta serie me permite reflexionar. A veces las marcas son señales que impulsan hacia un destino creativo; otras, las marcas podrían ser señales de corrupción o de vergüenza. La mayor parte de las veces nadamos en ambigüedades. No somos completamente ángeles ni completamente demonios. No creamos plenamente ni estamos marcados por un destino inconfesable. En ese juego nos movemos y vamos buscando. Quizás por eso (es sólo un pensamiento) las marcas se van moviendo por el rostro del marcado. Quizás porque las marcas: ora de logro, ora de oprobio, son el signo de la incertidumbre, el caos, pero también del cambio, la metamorfosis, la posibilidad abierta y no cerrada...

    Felicitaciones
    Abrazos
    Ana

    ResponderEliminar
  18. Ha sido algo así como un encuentro sin-tiempo regalando la continuidad, la expansión de una estela sin límite al tacto. Me gusta la bondad que aquí rezumas.
    Un abrazo Jean.

    ResponderEliminar
  19. Ana, qué bien que te pases por aquí. Las marcas habitualmente entendidas como tal por los hombres no me interesan tanto. Me interesan las que son hijas del azar. Las que se presentan de improviso ante nuestra desnudez un día cualquiera y nos dicen: estás desnudo de ti. Provéete de sentido. Y entonces empiezas a buscar y rebuscar en tu interior, desalojas lo oneroso y lo que estorba. Ahí opera el principio de la metamorfosis de cada uno (si está dispuesto a abordarla) La dualidad permanente y compleja nos acompañará siempre, tendremos altibajos, confusiones, dudas, conflictos...pero tenemos que vernos desnudos para poder llegar al fondo. Antes de que la inercia de la Nada nos posea para siempre (y eso no vale)

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Rider. La extensión de una estela sin límite al tacto, que me gusta mucho la expresión. ¿Bondad? Si la percibes,me alegro. Pero la bondad nunca es alba ni pura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. No estoy en forma para comentar, creo que me afecta todo lo que me gusta, como lo que escribes, pero sí, las marcas nos van vistiendo, hasta el final.

    Abrazo Jean

    ResponderEliminar
  22. calmA, no tengas problema por comentar o no hacerlo. Pero lo que dices sobre que te afecta todo lo que te gusta me lleva a reconocerte. Siempre me pasó lo mismo. La vida no tendría sentido si no comprometieran nuestras emociones aquellas cosas, acontecimientos, obras o palabras que nos dicen algo y nos atrapan.

    Sentir las marcas propias, las liberadoras, aun cuando se revistan de sueños, es necesario para hacernos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Un regard profond qui vous entraîne au plus profond de son âme...
    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Un regard que vous êtes à la recherche de la source. Merci de votre visite Alison Martine blog.

    ResponderEliminar
  25. Bonito blog con unos interesantes comentarios y preciosas fotos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias, Juan Antonio, por pararte en esta evanescencia.

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  27. seguimos esperando.
    estuve a punto de marcharme.
    pero aún sigo aquí. un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Tengo marcas en el alma, todos tenemos más de alguna señal, y comprendo que tu personaje las ofrezca con cariño. Sabe que estamos entregando sabiduría, que todos en algún momento nos desnudamos intempestivamente frente a hechos no pensados ni asumidos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Elchiado. A veces hay que parar. En cualquier momento retomo la idea. No pierdas la esperanza (también me lo digo a mí mismo)

    Agradezco mucho tu comentario.

    ResponderEliminar
  30. Taty, las marcas del alma supone experiencia, conocimiento. Nos van haciendo, nos permiten interpretar sus causas, no siempre nos sirven para evitar las negativas. Pero las huellas que dejan en nuestro cuerpo, en nuestro ser, somos nosotros.

    Gracias por pasar, recorre cuanto gustes del blog.

    ResponderEliminar
  31. ZAS!!!!!!!!
    Las marcas del odio deben evitarse

    ResponderEliminar
  32. Que bueno... Me encanta tu manera de expresarte a cosas tan locas e imaginarias y tan reales que se vuelven irreales, porque nada es real en realidad ajaj, Te sigo! me gusto tu blog.

    ResponderEliminar
  33. MBI, evidentemente. Pero la humillación ha generado tanto odio en otros que noo es fácil pedirles que olviden.

    ResponderEliminar
  34. Nicolas, pues no puedo apostillar nada más a tu sano y agudo juicio. Lo expresas de primera y me haces pensar y mucho. Lo real se vuelve irreal y viceversa.

    Un abrazo, bienvenido y vuelve cuando gustes.

    ResponderEliminar
  35. Hola, leí los diez de un tirón y creo que esa es la manera de leerlo. Tanta belleza. Espero sigas publicando cosas hermosas, etéreas e irreales.

    ResponderEliminar
  36. Fernando, yo también lo espero. Pero no es fácil, a veces hay que parar. Y buscar la mena.

    Muchas gracias por tu comentario. Estimula, ¿sabes?

    Saludos y bienvenido.

    ResponderEliminar