martes, 18 de diciembre de 2012

deducciones





Lo más liviano pesa. Lo oblicuo llega de plano. Lo que parece desviarse encuentra la dirección. Lo que se demora se asienta. Lo que se curva afina su tensión. Lo aparentemente frágil es fuerte. Lo que es búsqueda configura el hallazgo. Lo que se encuentra da sentido. Tras el sentido nació el trazo. El trazo le devuelve la emoción.


10 comentarios:

  1. Boca abajo (casi) todo va mejor. Al revés, absolutamente todo. Buenos textos leo por aquí. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. En el mundo de los posibles, la utopía se desvanece como un halo de vapor en el desierto.

    Saludos Jean

    ResponderEliminar
  3. ¿Por qué no desafiar las leyes de la Física? Seguramente nada es tan rígido como parece. La literatura nos permite eso y más.
    Un texto cargado de significado.
    Saludos desde Asturias.

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida, Elena. Sigue los pasos que gustes por este espacio abierto y bocabajo.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues fíjate, Walter, que yo pienso que más bien es en el mundo de lo posible cuando la Utopia tiene las puertas abiertas e par en par...Debe ser cuestión e ángulo y/o mirada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Rider. Porque la naturaleza no entiende de la dificultad de los hombres (que se las apañen podría ella decir si nos escuchara)

    ResponderEliminar
  7. En cierto modo, Aurora, el hombre es la historia del desafío a las leyes. A las que de momento puede. Desafiar no debe implicar oponerse siempre a la naturaleza, puede muy bien simplemente en convertirla en aliada. Particularmente, creo que nos sigue pudiendo, pero nos acepta...¿como hijos?

    Bienvenida. Saludos pues.

    ResponderEliminar