martes, 25 de enero de 2011

Frutal (y 6)



Por el palmeral se difunde la brisa de la noche. Quienes antes degustaron los frutos, ahora se dejan mecer por el ramaje que les adormece. Ellos luchan contra los elementos y la naturaleza provee contra los saqueadores. Carne dentro de carne, alma dentro de alma. Confusa e imprescindible simbiosis que no pasa inadvertida para los que callejean apacibles y descuidados. Capturando lo pequeño, interpretando cada sentido que depara el azar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada