martes, 11 de enero de 2011

Frutal



De los muros encalados de la ciudad vieja colgaban búcaros magníficos. Úteros generosos que ofrecían sus frutos al viajero y le sorprendían. Apetencias que no conocían el tajo de las estaciones cambiantes del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada