sábado, 11 de junio de 2011

Combates (y 11)



(los textos mesopotámicos más crípticos dejaron entrever que entre el origen y el destino existe un acontecer que no cesa; la claridad es la gran ventana que abre las demás ventanas; la tiniebla es la extensa superficie donde habita lo pasajero y lo establecido; entre ambas, las luces modifican su intensidad; los combates entre los extremos destruyen los estados de la naturaleza; de lo anterior generan novedad; de lo caduco surge lo inesperado; de lo agotado nace lo inagotable; mientras, se desliza nuestra mirada…)

27 comentarios:

  1. Dije una vez -aquí- que todo viene del pasado ¡todo! Nada es generación espontánea, el mismo pensamiento que da forma al gesto o la palabra es: "origen y destino". Es inapreciable tu "Combates", por la capacidad de inquietarnos, tender razonamientos, equivocarnos y acertar, aprender y compensar el tiempo.
    Un abrazo, Jean, un gran y agradecido abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pero que manera de escribir, por favor!!! Es perfecta. Qué lucidez, y qué riqueza en tus post. Me han parecido excepcionales. Me hago seguidora de tu blog, ya.
    Te invito a conocer mis sitios, será un placer leerte por allí.
    Un abrazo desde Buenos Aires

    ResponderEliminar
  3. Julio, pura física. La procedencia marca y define. Aunque transitorio y relativo. El destino, siempre es incierto. Gracias por sentir mis inquietudes y llegar de alguna manera a ellas. También me haces pensar, y mucho, cuando matizas. Y cuando se acepta la opinión ajena, ya se avanza un paso más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Susana, bienvenida. Puedes pasear y dejarte llevar por la corriente. Me sacas colores.

    Chau, porteña.

    ResponderEliminar
  5. Entonces era esta la razón por la que los hombres amaron más las tinieblas que la luz. A ratos la luz, pero la tiniebla constante da a luz: "lo pasajero y lo establecido"...dando lugar a los grises que sirvan para matizar. Está claro que sin extremos no hay escala, entonces es básica la existencia de los contrarios que origina el combate aquí expuesto, para que cada uno se reafirme y se convenza de que su opuesto tiene su grado (o como quiera que se diga) de razón, entonces cada uno se dirá y se contradirá, siendo que el combate mine además lo interno (no sé, se me ocurre dicir esto porque es mucho lo que pienso, no es nuevo que lo diga, ya parezco disco rayado).

    ¿Son los estados de la naturaleza capaces de crear de otra cosa que no sea el pasado?, ¿es eso lo que quieres decir cuando dices que lo anterior genera novedad, que de lo caduco surge lo inesperado, de lo agotado nace lo inagotable? Yo quiero saber cuáles son esos estados, ¿los emocionales?, ¿de qué estados hablas?

    Un abrazo y buen resto del domingo.

    ResponderEliminar
  6. Esto de think twice es tan difícil como read twice to understan rightly.
    Pero he vuelto a leer y no sé si lo que he entendido ahora resulta que da con lo que quieres expresar tú...aunque me vaya por el monte sinaí en caminata sagrada, dejaré mis dudas anteriores sin importar que mis pensamientos se vayan tan lejos como pienso y se note lo poco que entiendo.

    Me voy de nuevo, aunque siempre me quedo a meditar buen rato aquí.

    ResponderEliminar
  7. diríase que ese acontecer que no cesa es la vida. Muy buena reflexión, poética, objetiva.

    ResponderEliminar
  8. La tensión entre lo que emerge y lo que desaparece plantea el equilibrio perfecto. La armonía es siempre una tensión imperceptible: el caos no entiende de perspectivas y somos nosotros los que clasificamos las realidades. Lo viejo y lo nuevo son una misma cosa, pero no lo sabemos porque vivimos en uno de sus extremos.

    ResponderEliminar
  9. Andri. Del pasado proviene esa dinámica, y la naturaleza no para. Nunca, y no cabe determinarla.

    ResponderEliminar
  10. No padezcas, Andri. Las palabras no llegan siempre a la primera. Y no dejan de ser palabras que jamás pretenden ser proféticas ni pontificadoras. Sólo buscan.

    ResponderEliminar
  11. José Luis, tal cual te expresas, y muy bien. Gracias por acomparme.

    ResponderEliminar
  12. Ábradas, cierto. El caos no entiende de perspectiva. Sólo de manifestaciones. Los humanos hemos establecido los cánones de las distancias, de los tiempos, de las ubicaciones, de las miradas. El caos nos proporciona el paisaje. Con arreglo a la idea y el pensamiento que los humanos hemos desarrollado hemos pretendido interpretar el caos, lo circundante, y amoldarlo. Pero hagamos una ficción. Imaginemos por un instante que la especie humana desaparece de la faz de la tierra, incluso muchas otras especies. ¿Qué pasaría en el planeta? A un corto plazo, lo mismo que hemos visto con civilizaciones antiguas, todo quedaría sepultado probablemente. Sería cuestión de tiempo. Y se producirían algunas alteraciones notables, por efecto de la herencia humana (la radioactividd, por ejemplo) Pero todo sería superado. El caos volvería a tomar posesión, como en estados anteriores, aunque ya no fuera acaso el mismo de estados anteriores.

    ¿Qué sería de los conceptos humanos entonces? Nadie los recogería. Pertenecerían al club d las civilizaciones muertas para siempre.

    Gracias por pasarte, vuelve cuando desees.

    ResponderEliminar
  13. Ábradas, una cosa se me ocurre, que me haces pensar. La armonía. No es única (como casi nada en este mundo humano) En un templo, por ejemplo, para la religión y su casta la armonía residiría en la interpretación simbólica de la obra, llevada a su redil. El artista-arquitecto-ingeniero, aunque haya sido contratado por esos mismos propietarios, va más allá en su dimensión armónica, probablemente de manera incluso heterodoxa y jugándosela a la religión. Y, pasado el tiempo, nuevos observadores llegarán posiblemente a nuevas miaradas y criterios sobre esa armonía, acaso diferente a las anteriores. Todo es muy relativo y abierto, siempre.

    ResponderEliminar
  14. Te hago un regalito por tus respuestas a mis comentarios. No lo hago para que me des ningunas gracias, no tengo complejo de mona, aunque moda me quede:

    "Colmenares era un hombre persistente, se empecinó mucho en lograr su objetivo, hizo todo por conseguirlo. Lo alcanzó, triunfó cabalmente. Su indiscutible esfuerzo fue premiado con el perfecto equilibrio, con la paz y tranquilidad, con la muerte. Colmenares no contó a nadie que su objetivo era alcanzar a Dios, el amor, pues quién no sabe que Dios es eso que no se comprende, aquello que se siente mucho, aquello en lo que se cree."

    Andri Alba
    Safe Creative Protected

    ResponderEliminar
  15. Estoy ansiosa por la siguiente entrada.

    ResponderEliminar
  16. Pues está sabroso tu pequeño texto. Le habría gustado a Colmenares aussi.

    ResponderEliminar
  17. Debo ser sabrosa. Nunca me había merecido un comentario que dijera: Sabroso. Lo acepto.

    ResponderEliminar
  18. Jean, un abrazote grandototote.

    Sólo eso, un abrazo, no tan grandote, pues uno normal sirve de maravilla.

    ResponderEliminar
  19. Jean, que tengas bonita semana. Besos.

    Andri

    ResponderEliminar
  20. Te he visto en el panel de seguidores de mi blog.Gracias.
    Pasaba a saludarte.

    ResponderEliminar
  21. AJR. Puedes pasar cuantas veces desees por el mundo de Jean. Muy amable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Espero que este finde largo la pases muy bien.

    Un abrazo apreciado Jean.

    ResponderEliminar
  23. No hay fin de semana largo, ni siquiera fin de semana, Andri...uno vive como la Jean o como en la cantata de Paz: en un tiempo sin horas.

    Pero gracias, y buen fs tuyo también.

    ResponderEliminar