lunes, 11 de junio de 2012

revelaciones, 9



- Sombra, tuviste suerte, simplemente. No hubo más. Quien te halló era noble. Y su presencia conjuraba el recuerdo que te atormentaba.

- Yo le esperé y no hubo límite. Yo le estimé y él supo ser consecuente. Yo le nombré y él abandonó todos los nombres para pronunciar el mío.




2 comentarios:

  1. Cuanto sentimiento...Me gusta
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  2. Gracias. El sentimiento anida, sí.

    ResponderEliminar