jueves, 7 de abril de 2011

Indolencias (X)




Dudó porque sospechaba que dar el paso devaluaba su entidad. No la de su procedencia. No la de un ser más allá de los seres. Sino la de su afirmación contemplativa. Estar y no estar. Sentir y no procurar. Proximidad y justo distanciamiento. Los hombres podían vivir solos. No le necesitaban.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada