domingo, 20 de marzo de 2011

Disoluciones. 3




Como lengua de fuego rasga la superficie. No se queda en ella. Parece reflejo, pero al ir más allá resulta otra cosa. Un agujero desplaza el líquido. Los ojos permanecen en éxtasis. No alcanzan a ver. Solamente esperan una señal.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada