domingo, 13 de junio de 2010

Arrebatos (2)


La luz sabe que no debe exhibir su presunta pureza. Que su perfección es su misterio preservado. Pero los celos la vuelven imprudente. ¿Por qué traspasar el designio que le nombró creadora de la vida?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada