jueves, 3 de agosto de 2017

2. El hombre animal o el animal hombre



Yo, hombre lobo, hombre ocelote, hombre jaguar, hombre puma, hombre disfrazado de viejo, os digo: no os dejéis embaucar por las palabras del hombre. Os diría más, pero tenéis que comprobarlo por vosotros mismos. Os invitarán a saltar por encima del vacío, pero ¿qué haréis? ¿Saltaréis si divisáis el otro lado u os dejaréis arrastrar por los ensueños? Os diría tanto, pero en vuestra andadura debéis descubrir para poder conocer. Acaso penséis, por el contrario, que os halláis más seguros sin moveros de un solo suelo. Pero lo que hay bajo vuestros pies también quiebra y vuestro equilibrio peligra. Entonces preguntaréis: ¿qué hacer, pues? No os lo diré, y además no sabría responder justamente. Mi opinión sería también un enjambre de palabras que os condicionarían. Aceptad de mí esta propuesta sencilla: sed precavidos siempre cuando tengáis que elegir entre el movimiento y la quietud.


(Ilustración de Artemio Rodríguez)


8 comentarios:

  1. Decían algunos sabios amerindios que cada cual debía elegir el animal que lo representara y atenerse a sus cualidades ..... eso me lleva al horóscopo chino, donde no consideran al individuo como tal sino como parte ínfima de un concepto general. Concepto manojo gregario. Jajj claro....chinos.
    A vd., como a mi alemanito cuarenton le sale "buey de carga" y terrenal. Paciencia hermano. Estas palabritas del número 2 le son propicias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oiga, ¿por qué cree que el animalito de la casilla las pronuncia? ¿Solo pensando el prójimo o el otro? Así vamos, pero hay cargas y cargas (y cargantes, no lo dudes)

      Eliminar
  2. No volveré a ser cargante en mis expresiones. Lo que más me agrada del dibujo es la vegetación. El animalito lo veo feliz expresando lo que sea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oiga, que yo hablaba en general e impreciso, ninguna referencia a nadie en concreto y menos a vos.

      Eliminar
  3. Tal vez se pueda hallar un equilibrio entre el movimiento y la quietud, entre la parte "bestial" y la civilizada de cada quien sin tener que excluir a ninguna. De otro modo sería bastante soso.
    =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida, cargada de dilemas y obligada por la elección. Gracias.

      Eliminar
  4. El ruido distrae el instinto y la percepción.
    Si las palabras son prefabricadas o no las filtramos a través del propio aprendizaje se vuelven solo ruido de fondo.

    Gracias por acercarnos a descubrir la obra de Artemio Rodríguez, es admirable.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las palabras deberían escuchar al instinto y a la percepción para ser plenamente lógicas y racionales.

      Gracias a ti, María.

      Eliminar